RIÑON

¿Qué es una piedra en el riñón?
Un cálculo ureteral es un cálculo o piedra renal que ha dejado el riñón y se trasladó hacia el uréter. La piedra comienza como un pequeño grano de material no disuelto. El material depositado es generalmente un mineral llamado oxalato de calcio, hay otros menos comunes, los materiales con el tiempo, al no disolver el material se deposita, y la piedra se vuelve progresivamente más grande. Algunas piedras, al momento de dejar el riñón se han vuelto demasiado grandes para pasar a través del uréter. Tales piedras pueden alojarse en una parte estrecha del uréter, produciendo dolor y, posiblemente, bloquear el flujo de orina. Estas piedras necesitan ser tratadas.

¿Cuáles son los signos?
Normalmente, el síntoma inicial de un cálculo renal es uno de un dolor intenso, asociado al dolor del parto. El dolor a menudo empieza de repente, cuando se mueve la piedra del riñón o el uréter. Normalmente, una persona siente un dolor agudo, espasmos en la espalda del lado afectado. En algunos casos el dolor puede irradiarse a la parte baja del abdomen o la ingle. A menudo hay sangre en la orina, las náuseas y los vómitos acompañan al dolor. Hay algunas situaciones en las que las piedras no producen ningún síntoma aparente. Sin embargo, aunque las piedras pueden ser “silenciosas”, pueden causar daños irreversibles a la función renal. En un hombre, el dolor puede desplazarse hasta la punta del pene.

¿Cómo se diagnostican las piedras?
A veces las piedras “silenciosa” aquellas que no causan síntomas se diagnostican durante un examen general o al estudiar alguna otra enfermedad del paciente.

Si su médico sospecha una piedra, pero no se puede hacer un diagnóstico con una radiografía simple, se le solicitará una tomografía computarizada (TC) o una pielografía intravenosa (IVP). IVP es una técnica de imagen que utiliza la inyección de un medio de contraste, el cual se excreta por los riñones, y se toman radiografías abdominales para verificar la posición de la piedra y tamaño de la misma.

¿Cuáles son algunas opciones de tratamiento?
El tratamiento para los cálculos en el riñón depende en gran medida el tamaño, la posición y el número de piedras que están presentes. La mayoría de piedras pequeñas (5 mm de diámetro o menos) pasará casi siempre bebiendo mucho líquido al día. Si los enfoques conservadores han fracasado.

La cirugía puede ser necesaria si una piedra:
1. No pasa después de un período razonable de tiempo
2. Causa dolor constante y de difícil solución
3. Causas de las náuseas y vómitos persistentes, de modo que el paciente no es capaz de tolerar alimentos o líquidos
4. Es demasiado grande para pasar por su propia cuenta
5. Bloquea el flujo de la orina
6. Cursa con infección del tracto urinario
7. Daña la función del riñón

Históricamente, la extracción quirúrgica de un cálculo renal implica una operación con una incisión y un tiempo de recuperación a menudo largos. Hoy, sin embargo, la mayoría de las piedras pueden ser tratadas con cirugía mínima invasiva, o no invasiva. Como resultado, los tiempos de recuperación son ahora en días y no en semanas.

Algunos de los tratamientos para los cálculos renales incluyen: 

La litotricia extracorpórea por ondas de choque (ESWL ®):

ESWL ® es el procedimiento más utilizado para eliminar cálculos renales. El tratamiento con ondas de choque utiliza una máquina llamada un litotriptor, que trabaja por ondas de choque, creados fuera del cuerpo ( “extracorpórea”) a través de la piel y el tejido, hasta que lleguen a los cálculos renales. El impacto de la onda de choque genera energía acumulativa en la piedra, el efecto acumulativo de las ondas de choque repetido aumenta la presión sobre la piedra, hasta que finalmente la piedra se desmorona en pedazos pequeños. Estas piezas pequeñas, del tamaño de granos de arena, por lo general pasan fácilmente a través del tracto urinario, y son expulsados en la orina de los pacientes. La litotricia por ondas de choque se utiliza generalmente cuando la piedra no es excesivamente grande, el riñón está funcionando bien, y no hay obstrucción al paso de los fragmentos de piedra.

Aunque la litotricia por ondas de choque se considera segura y eficaz. La mayoría de los pacientes tiene sangre en su orina por unos pocos días después del tratamiento. Los moretones y molestias menores en la espalda o el abdomen de las ondas de choque también son comunes.

Ureteroscopia (URS):
La ureteroscopía implica el uso de endoscopios, pequeños y flexibles o semirígidos que a través de la uretra, y de la vejiga se llega a el uréter sin incisión. Estos instrumentos permiten al médico ver un cálculo ureteral directamente. Por medio de pequeños canales de trabajo a través de distintos dispositivos que se pueden retirar fragmentos de piedra.

La mayoría de los procedimientos se pueden realizar como cirugía ambulatoria y la mayoría de las personas pueden volver al trabajo dentro de varios días después del procedimiento.

Nefrolitotomía percutánea (NLP):
Este procedimiento es el tratamiento de elección para pacientes con litiasis grandes en riñón o tercio proximal del ureter.

En este procedimiento el cirujano hace una pequeña incisión en la zona del flanco y luego utiliza un instrumento llamado nefroscopio para localizar y extraer la piedra.

Para las piedras más grandes, un tipo de sonda de la energía (ultrasónica, electrohidráulica, láser, o neumático) puede ser necesaria para romper la piedra en trozos pequeños. Todo esto se realiza mientras el paciente está sedado o bajo anestesia.

Generalmente, los pacientes permanecen en el hospital durante la noche y pueden tener un pequeño catéter en el riñón y / o stent en el proceso de curación. La mayoría de los pacientes pueden reanudar la actividad en una a dos semanas.

TEL. 0181-1365-9503 // CONTACTO - CONTACT US